Todo

Ahora que tenemos el precio de la energía eléctrica desorbitada, y no parece que la cosa mejore, he decidido escribiros un post sobre estufas de parafina porque, por normal general, son bastante desconocidas, o al menos son de las menos conocidas dentro de lo que serían productos de calefacción, y lo considero una opción muy interesante y económica para calentar nuestro hogar. Claro que “no todo es oro lo que reluce” y siempre hay cosas a tener en cuenta.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • Pinterest
  • Print Friendly

¿Qué es la parafina?

“es un líquido inflamable, transparente (o con ligera coloración amarillenta, dependiendo de la fracción que se extraiga), mezcla de hidrocarburos, que se obtiene de la destilación del petróleo natural. Fue utilizado en un principio en estufas y lámparas, y en la actualidad se usa como combustible de aviones de reacción y en la fabricación de insecticidas.2​ De densidad intermedia entre la gasolina y el gasóleo o diésel, se utiliza como combustible, el JP (abreviatura de jet petrol) en los motores a reacción y de turbina de gas o bien se añade al gasóleo de automoción en las refinerías. Se utiliza también como disolvente y para calefacción doméstica, como dieléctrico en procesos de mecanizado por descargas eléctricas y, antiguamente, para iluminación. Es insoluble en agua.”

Fuente: Wikipedia

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • Pinterest
  • Print Friendly
Parafina comercializada por toyotomi

Ventajas

Como hemos dicho es un método barato de calentar nuestro hogar. Emiten calor casi instantáneo desde el momento que las encendemos y consumen muy poco: un máximo de 0,3 l de parafina a la hora. Además son muy silenciosas y no necesitan mantenimiento ni instalación: podemos llevarla allí donde queramos.

No producen humedad, al contrario que las estufas de butano, además la parafina no supone un problema por riesgo de explosión o incendio, ya que necesita estar a 60º para quemarse.

El mantenimiento es prácticamente nulo.

Disponen de sensores que las apaga en caso de saturación de CO (Monóxido de Carbono) evitando así que nos podamos intoxicar.

Inconvenientes

Desprende monóxido de carbono al realizar la combustión, por lo que no están indicadas para su uso en dormitorios. Se recomienda su uso en lugares con buena renovación de aire (comedores, pasillos, garajes, buhardillas… . No suele haber peligro, ya que como hemos dicho disponen de un sensor que hace que la estufa se apague cuando detecta altas concentraciones de CO. Lo que sí que tenemos que tener claro es que no sirven para calentar durante la noche en espacios cerrados, ya que dormirnos puede ser un peligro.

“Una vez respirada una cantidad bastante grande de monóxido de carbono (teniendo un 75 % de la hemoglobina con monóxido de carbono) la única forma de sobrevivir es respirando oxígeno puro. Cada año un gran número de personas pierde la vida accidentalmente debido al envenenamiento con este gas. Las mujeres embarazadas y sus fetos, los niños pequeños, las personas mayores y las que sufren de anemia, problemas del corazón o respiratorios pueden ser mucho más sensibles al monóxido de carbono.”

Fuente: Wikipedia

Como con la mayoría de las estufas hay que tener cuidado con su ubicación, ya que los quemadores desprenden mucho calor y pueden llegar a producir quemaduras o provocar incendios.

Desprenden un fuerte olor, sobre todo al encenderse y apagarse. Existe parafina sin olor, no llega a ser totalmente inodoro, pero reduce bastante la molestia. En el caso de las estufas de parafina electrónicas el olor es bastante insignificante.

En las estufas de mecha hay que cambiar la mecha cada cierto tiempo, aunque no supone un gran problema, ya que es el único mantenimiento que hay que hacerle.

Tipos

Existen dos tipos principales de estufas de parafina: las de mecha y las electrónicas.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • Pinterest
  • Print Friendly
Estufa de Parafina de Mecha

Las de mecha son las más económicas.

  • Tardan un poco más en calentarse, por lo que esto repercute en un mayor consumo en relación al poder calorífico.
  • No necesitan un enchufe para funcionar, únicamente funcionan con pilas para accionar su encendido, así que se pueden poner en cualquier sitio sin tener un enchufe cerca.
  • Normalmente tienen una autonomía de unas 15 horas.
  • Cada cierto tiempo, cuando la estufa huele a queroseno durante su funcionamiento, hay que cambiar la mecha; en internet hay multitud de vídeos que explican como realizar el cambio.
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • Pinterest
  • Print Friendly
Estufa de Parafina Electrónica

Las electrónicas son más caras, pero tienen bastantes más ventajas.

  • Disponen de ventilador, por lo que distribuyen el calor más rápidamente reduciendo así el consumo.
  • Se puede programar tanto su encendido como su apagado.
  • Los quemadores tienen función autolimpiable. Además quedan escondidos reduciendo así el peligro de quemaduras.
  • Llevan sistemas antiolor que reducen la molestia durante el encendido y apagado.
  • Suelen tener una autonomía de entre 40 y 75 horas.

Conclusiones

Las estufas de parafina o queroseno fueron de las primeras estufas ligeras portátiles que existieron. Han cambiado mucho desde entonces y actualmente son una solución eficaz en lugares de mucho frío en los que es difícil conseguir leña y/o no hay suministro eléctrico. No funcionan a partir de unos 1200 metros sobre el nivel del mar (depende del fabricante), aunque algunos modelos disponen de un sistema de ajuste para estos casos, así que si su uso va destinado a grandes alturas hay que mirar especificaciones antes de decidirse por un modelo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • Pinterest
  • Print Friendly
Si queremos ahorrar, una estufa de parafina es ideal en una casa grande

A nivel usuario, las considero muy buenas para casas grandes. Si la encendemos con la casa fría nos calentará una estancia mucho más rápido que usando métodos de calefacción convencionales. Por norma general, si no hablamos de casas modernas, las casas disponen de calefacción por caldera de gasoil, gas natural, o chimeneas de leña. A veces combinan varias de estas. Lo bueno de las estufas de parafina es que calientan muy rápido, algo así como las estufas eléctricas de infrarrojos, pero de manera bastante más económica, sobre todo ahora teniendo en cuenta el alto precio de la electricidad. Así que, en resumen, son muy buenas para conseguir rápidamente la temperatura deseada y que la calefacción general solo se encargue de mantenerla, reduciendo así el coste económico que supone calentar una casa fría. Además es ideal para zonas en las que no hay calefacción, como garajes, buhardillas, casas de jardín, invernaderos o carpas, cocina, incluso para una casa de vacaciones, caravana o barco.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail
  • Pinterest
  • Print Friendly
Solo hay que echar 4 números para ver que es una fuente de calor barata

Echando cuentas rápidas y suponiendo que tenemos la estufa electrónica Zibro LC-32 de Toyotomi :

  • Si suponemos un uso diario de 2 horas x 30 días = 60 horas al mes.
  • El fabricante especifica una autonomía de 65 horas por cada depósito de 5,4 litros.
  • Así que el depósito nos dura aproximadamente 1 mes.
  • Si el litro de parafina va a unos 2€ tirando alto significa que: un depósito nos cuesta (2€ x 5,4 litros = 10,80€)
  • Así que podemos decir que gastaremos 10,80€ al mes por 2 horas de calor al día. Nada mal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
preloader